viernes, 28 de noviembre de 2008

Religiosos

29 DE MAYO DEL 2006
Mensaje Público

Jesús dice: “Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado. Es muy fácil que Mis Sacerdotes, Obispos, e incluso Cardenales, permanezcan largos años en el Purgatorio. Se les da la gran responsabilidad en este mundo de conducir al rebaño en la fe. Algunos incluso ya no son católicos. Sus conciencias se embotan debido al amor propio. Ellos creen en lo que es más ventajoso creer.”

“Estabas preguntando acerca del elemento del tiempo en el Purgatorio. Cómo tú sabes, no hay tiempo ni espacio en el Cielo. Pero eso es en el Cielo. El Purgatorio y el infierno están todavía cautivos bajo el dominio del tiempo terrenal. La eternidad en el infierno es una eternidad. En el Purgatorio, los cientos de años que las almas dicen que pasan allí, son cientos de años. Las almas están atadas ahí por el tiempo hasta que son liberadas al Cielo.”

“Estos son algunos de los pecados por los que los Sacerdotes, Obispos, y Cardenales (incluso algunos Papas) sufren en el Purgatorio:”

“Pecados de omisión:”

“-No alentar a sus fieles a la Adoración Eucarística, a rezar el Santo Rosario, ni a la devoción a los santos.”

“-No predicar en contra de todos los pecados y, especialmente, el del aborto. Su deber es poner al descubierto la oscuridad.”

“-No mencionar la existencia y actividad de Satanás, algunos ni siquiera creen en él.”

“-No promover el sacramento de la reconciliación ni extender las horas que hay disponibles.”

“-no predicar en contra de los sacrilegios cometidos hacia la Sagrada Eucaristía.”

“-Predicar en contra, actuar en contra de apariciones reportadas aunque nunca hayan sido investigadas y aunque ofrezcan muchos frutos. Ellos, en muchos casos, se hacen adversarios del Cielo.”

“-No llevar atuendo eclesiástico en público. Ellos no son llamados a pasar desapercibidos entre la población en general, sino son llamados a resaltar entre la gente para que los pecadores los puedan encontrar.”

“Un gran pecado de omisión de la Iglesia en estos días es el fracaso para tratar la pedofilia como debería tratarse. Es un pecado grave. Los perpetradores deben ser relevados de su ejercicio sacerdotal sin tomar en cuenta su importancia en la Iglesia. Negar esta verdad es tan grave como el pecado mismo de pedofilia.”

“Hasta ahora he hablado exclusivamente de los pecados de omisión. Ahora les expongo de qué otras maneras los hombres me fallan en su vocación religiosa.”

“Se enfocan en la justicia social en lugar de enfocarse en la santidad personal. La santidad personal debe ser lo primero. La justicia social es fruto de la santidad personal. Algunos predican con frecuencia sobre la justicia social, pero nunca sobre las virtudes, la santidad, la oración o los sacramentos.”

“Aquellos que tienen autoridad en la Iglesia deberían conducir como el Buen Pastor –no como alguien que controla- sino como alguien que ama. Se están perdiendo almas cada momento presente debido a los pecados que he mencionado. Los que no caen en su perdición, pasan largos años en el Purgatorio. Muchos, muchos, añaden cientos de años a su Purgatorio por no tomar en serio sus deberes y, consecuentemente, han engañado a una multitud.”

“Yo sé que tienes miedo de hacer esto público. Tienes miedo a la censura de esos mismos a quienes Yo vine a corregir. Pero no debes cohibirte. El hacerlo me desagradaría mucho y podría costarle a las almas su salvación. Todos, en humildad, necesitan crítica constructiva. Este mensaje es para quienes están en condiciones de ganar mucho. Si se oponen a él es porque se ven a sí mismos dentro de estas palabras. Te otorgo la Santa Audacia para hacer esto público.”

Fuente: Amor Santo

1 comentario:

MM dijo...

Oremos por todos aquellos sacerdotes, religiosos y religiosas para que se mantengan firmes en su vocación y continúen con su apostolado y porque haya mas santos sacerdotes y religiosas fieles al Señor.

Saludos,