miércoles, 28 de enero de 2009

Monseñor Williamson también se muestra conciliador.

Seguimos dando primicias mundiales. Y de importancia. En el Vaticano se acaba de recibir una carta del obispo Williamson presentando excusas por el daño causado por sus imprudentes declaraciones en un tono y con un contenido que ha sorprendido muy gratamente.

Creo que es un paso más en el deseable entendimiento con ese grupo eclesial que no se encontraba en perfecta comunión con Roma. El cardenal Re piensa que si hubiera habido más comunicación entre la Santa Sede y la Fraternidad San Pío X se hubieran ahorrado muchos problemas. Gracias a Dios la buena voluntad de Su Santidad está siendo perfectamente acogida por los seguidores de monseñor Lefebvre.

Las declaraciones del obispo Williamson, ciertamente muy desafortunadas, aunque no negara la maldad del nazismo, fueron hechas hace unos meses por lo que su emisión por la televisión sueca haciéndolas coincidir con la publicación del decreto levantado la excomuniones parece evidente que es un intento de desprestigiar a los lefebvristas y, sobre todo, al Papa.

Así como me felicitaba por la intervención el obispo Fellay pienso que la reacción de monseñor Williamson debemos también encuadrarla en una firme decisión de la Fraternidad por llevar a buen fin el restablecimiento de la plena comunión

Fuente: La Cigüeña de la Torre

3 comentarios:

Dardo Luis dijo...

Maldito mundo en el que hay que disculparse por decir la verdad¡¡¡ Estoy completamente de acuerdo con todas las declaraciones de Mons. y no veo por que pedir disculpas por expresar una opinión histórica fundada y sostenida por muchos otros estudiosos de un movimiento llamado revisionista dedicado a refutar los "dogmas" judios sobre el supuesto holocausto

Romanista dijo...

Es el mundo en el que vivimos Luis y como bien dices parece ser un dogma aceptado y defendido por la cultura global.

Ahora bien, aunque la tesis revisionista pueda ser cierta, sin embargo, no forma parte de la verdad de la Iglesia, ni de la pre ni de la pos conciliar.

Esa tesis no puede ser defendida por la Fraternidad porque no está en sus estatutos, no está en su razón de ser y de existir, no está en su misión, esto es, la supervivencia de la tradición católica. Sino que por el contrario, atenta contra su misma existencia, ya que la tesis es geopoliticamente suicida.

Asi que pienso que si queremos a la Fraternidad y a sus superiores, el mejor favor que podemos hacerles es no "dorarles la píldora" con estos asuntos considerados "antisemitas", que por otro lado no salvan a nadie. Y esto independientemente de que sea cierta la tesis.

Saludos
Matías

Romanista dijo...

Fe de erratas: donde dice "geopolíticamente" debe decir "politicamente".